Yoga: Salud y Crecimiento Personal

By | 17 enero, 2012

El Yoga es una disciplina milenaria originaria de la India que trabaja en los planos mental, físico y emocional para lograr un estado de equilibrio y armonía holístico. Con la práctica de diversas asanas o posturas guiadas por la respiración, el practicante de Yoga alcanza la quietud mental, la relajación física y la conexión con su ser interno y con el “aquí” y el “ahora”.

yoga

Postura de la "cobra" mirando hacia el símbolo sagrado "OM"


En Yoga la respiración consciente y controlada se coordina con los movimientos de las asanas, contribuyendo a la fluidez corporal y energética y a la concentración de la mente en el momento presente, enseñándonos a no recrearnos en los pensamientos y voces internas que constantemente pasan por nuestra mente, agotándola. En definitiva, nos enseña a armonizar nuestro cuerpo y a aprender a manejar las experiencias del día a día desde la calma y la quietud.

El Yoga puede practicarse por cualquier persona (niños, gente mayor, embarazadas…) y no requiere una cualidad física especial, ya que, precisamente, se adapta a cada individuo enseñándole a conocer dónde están sus límites y cuándo está preparado para ir más allá. Sus beneficios son numerosos:  es útil para mantener, recuperar y potenciar la salud física, permite una mayor oxigenación celular al proporcionar una mayor irrigación de sangre a nuestros tejidos y órganos internos, protege y fortalece la columna vertebral de lesiones y dolencias, mejora el sistema cardiovascular, la función digestiva y el sistema nervioso, fortalece el sistema inmunitario, equilibra el funcionamiento de nuestras glándulas y regula las funciones fisiológicas facilitando la eliminación de toxinas. El Yoga contribuye a mantener la forma, a relajar el cuerpo, a aumentar la flexibilidad, la fuerza y el equilibrio, a relajar la mente y a incrementar la energía vital.

A nivel interno, el estilo de vida que nos descubre el Yoga contribuye a potenciar nuestro crecimiento personal, ayudándonos a ser conscientes de quién somos y de qué lugar ocupamos o queremos ocupar en este mundo. Nos enseña a liberarnos de pensamientos y emociones negativas, a desarrollar nuestra fuerza interior y a estar en sintonía con nuestro entorno. Y aunque no lo creamos, el Yoga remueve la energía a nivel interno haciendo de “interruptor” en  muchas ocasiones para tomar decisiones o asumir cambios que hasta ese momento se presentaban como lejanos o difíciles.

Existe la creencia errónea de que el Yoga se centra en la inactividad, en la ausencia de actividad física. Precisamente uno de los aspectos más positivos del Yoga es la combinación de estilos: estiramientos, ejercicios de fuerza, resistencia, relajación o meditación. Sus efectos se observan de forma inmediata, sólo hace falta encontrar un buen profesor y estar abierto a dejarse llevar y a experimentar nuevas sensaciones, emociones y sentimientos.

Existen multitud de libros y materiales sobre el Yoga. Para los que tengan curiosidad por conocer un poco más recomendamos el libro “Yoga dinámico” de Mohini Chatlani (Editorial Mens Sana 2005) ya que recoge las imágenes de todas y cada una se las asanas….. sin olvidar que el Yoga es experimentar.

Imagen: yogaindependencia.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *