Síndrome Premenstrual: Causas y Remedios

Muchas mujeres sufren, con mayor o menor intensidad, alteraciones físicas y psicológicas a lo largo del ciclo menstrual: retención de líquidos, dolor de pechos, insomnio, trastornos del ánimo (irritabilidad, desánimo o depresión, tristeza) y un largo etcétera que alcanza los ciento cincuenta síntomas. Sin embargo y pese a los problemas que dicha sintomatología supone para quienes la sufren (y sus respectivas parejas y familiares) así como para el sistema de salud (en términos económicos tanto a nivel de gasto en fármacos como en lo referente a incapacidades laborales), lo cierto es que el denominado “síndrome premenstrual” ha sido descubierto y estudiado recientemente. Y ello porque hasta este momento el listado de síntomas y molestias se consideraba algo normal e intrínseco al ciclo femenino, consolándose con recurrir a fármacos fuertes como antiinflamatorios, anticonceptivos e incluso antidepresivos o simplemente pasando los días como buenamente se pudiese.

El síndrome premenstrual aparece de forma regular entre el día dos y quince antes de la menstruación, desaparece justo antes o durante la misma y vuelve a repetirse en el mismo período y en la mayoría de los ciclos. Las causas no están claras y no todas las mujeres lo padecen y aún sufriéndolo, se manifiesta de distintas maneras. Todo apunta a que el “baile” de hormonas inherente al ciclo menstrual es su principal causa: exceso de estrógenos en relación con la progesterona y  aumento de la prolactina. La disminución de la serotonina (responsable del estado de ánimo y el control del apetito), la modificación de otros neurotransmisores como la dopamina, la noradrenalina, las endorfinas, la carencia de vitamina B6 o la falta de magnesio pueden ser también factores que favorezcan su aparición. En definitiva, un auténtico cóctel hormonal y bioquímico que no pasa desapercibido ni para las mujeres que lo sufren ni para su entorno.

Según los síntomas, el síndrome premenstrual se suele dividir en tres tipos:

  • En primer lugar, el síndrome congestivo, caracterizado por la retención hidrosalina que provoca tensión mamaria, congestión abdominal y pélvica, congestión venosa e incremento de peso (entre 500 g y 2 o 3 quilos).
  • En segundo lugar, encontramos el síndrome psíquico y comportamental que es, seguramente, el más problemático para la mujer y su entorno, caracterizado por la tensión nerviosa y el insomnio, irritabilidad, tristeza, agresividad, desánimo y ansiedad, agitación, cólera, fatiga, falta de concentración, alteración de la líbido entre otros.
  • Y por último, el síndrome general, que engloba multitud de síntomas patológicos, si bien los que tienen un componente psicosomático suelen agravarse en la fase premenstrual: cefaleas, migrañas, dolores diversos en la zona lumbar y dorsal, náuseas, estreñimiento, diarrea, problemas cutáneos, alergias, agravación de hemorroides y varices, etc.

Pese a la complejidad del síndrome, no debemos tirar la toalla ni limitarnos a recurrir a los fármacos que tienden a suprimir los síntomas, ya que el origen puede encontrarse en un desequilibrio hormonal susceptible de ser tratado de forma eficaz y no invasiva. Junto a medidas preventivas de tipo dietético (incrementar la ingesta de fibra, reducir las grasas, aumentar el consumo de alimentos ricos en magnesio, calcio, vitamina B6 y E, reducir la sal, la cafeína y el alcohol, introducir la soja en nuestra dieta) y la realización de ejercicio físico, la medicina natural y holística se presenta como complemento y/o alternativa a los fármacos con el objetivo de regular el ciclo y evitar así la sintomatología. La homeopatía y las Flores de Bach prescritas por un médico o terapeuta especializado son de gran ayuda para reequilibrar el sistema hormonal, al tratar el conjunto de síntomas desde el origen del problema. Junto a ellas, la acupuntura resulta de gran utilidad para harmonizar el sistema energético del organismo y eliminar bloqueos, y la práctica de técnicas de relajación o yoga sin duda sirven para serenarnos y escuchar nuestro cuerpo desde la tranquilidad y el sosiego.

El libro “Costumbres y supersticiones: el síndrome premenstrual”. Santiago Palacios. Editorial Pirámide, puede ser útil para conocer y comprender un poco más en profundidad los cambios que experimenta la mujer a lo largo del ciclo menstrual.

Fuente: Cuerpo y Mente. Nº 188.
Imagen: terapialternativas.com

Una respuesta a “Síndrome Premenstrual: Causas y Remedios”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *