Si siempre estás estresado en tu trabajo, probablemente estás intentando ser perfecto

Algunos trabajos te consumen, casi no te dejan disfrutar de la vida y te mantienen a mil por hora elevando tus niveles de estrés por las nubes, pero si tienes esa sensación en cada trabajo que has hecho quizás el problema está en ti y pudiera deberse a que estás intentando ser perfecto para evitar las críticas.

oficina

Ciertamente existen trabajos que son como el efecto bola de nieve con una asignación tras otra, haciendo que la resposabilidad, los entregables y la tensión laboral sean cada vez más y más grandes, además de la presión del jefe, los clientes y/o los compañeros de trabajo. Este tipo de trabajos se pueden soportar por un breve período de tiempo, pero a largo plazo tienden por agotarte, quemarte, estresarte y hasta puede perjudicar enormemente tu salud.

Lo bueno es que no todos los trabajos son así, en especial los que disfrutas y donde puedes mantener un equilibrio entre trabajo, salud, tiempo libre y la familia. Pero si en cada trabajo que has realizado tienes esa sensación de estrés (sin importar el trabajo), el Dr. Fredric Neuman, en un artículo en Psychology Today, señala que probablemente estás intentando ser perfecto para evitar las críticas.

Muy a menudo la gente sabe que no está en peligro de ser despedida, sin embargo, se sienten presionados de igual manera cada día. Neuman comenta que la mayor parte de ellos se sienten así debido a dos miedos subyacentes que aparentemente los hace susceptibles al estrés en circunstancias normales y que los afectará sin importar el tipo de trabajo que realicen:

  1. El miedo a cometer un error.
  2. El miedo a ser criticado, o griten.

Independientemente de las causas de esos miedos o de la sensación de inadecuación, generalmente asociadas a razones que tienen que ver con la manera como creciste, debes aprender a reconocerlas y hacer algo al respecto.

No tiene sentido que saltes de trabajo en trabajo buscando estar mejor, debes reconocer que quizás el problema está en ti. Algunas cosas que puedes hacer es evaluar las expectativas que te estás creando a ti mismo o a los demás.

Debes aprender que las críticas generalmente no son malas, si son constructivas son buenísimas. En lugar de poner el mundo en tus hombros y esperar ser perfecto, entiende que la crítica a menudo es una manera de hacer que tu trabajo sea mejor. Si quieres reducir tus niveles de estrés en el trabajo debes dejar de lado esas expectativas de don o doña perfecta.

Me imagino que alguna vez has tenido esa sensación de estrés, ¿pero eran reales o sólo expectativas muy grandes sin cierto sentido? ¿Qué opinas?

Vía | lifehacker.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *