El Polen y sus Aplicaciones en Dietética

By | 28 febrero, 2012

El polen que las abejas cosechan  y con el que se nutren es un polvo amarillo que aparece cuando el órgano masculino de la flor madura y se abre, con el objetivo de fecundar lo que serán frutos y semillas. El polen incrementa su valor gracias a los insectos: la abeja recoge ese polvo acumulado en las flores y lo mezcla con el néctar que hay en ellas.  Se forman pequeñas bolas que, depositadas en las celdas de la colmena, sirven para alimentar a las larvas. En la colmena, el polen es indispensable para  el equilibrio de la colonia, ya que contiene las vitaminas y aminoácidos necesarios para su alimentación. Es un elemento esencial para la producción de jalea real y cera.

polen

El polen, un tesoro de la naturaleza.


El polen es rico en nutrientes con múltiples propiedades beneficiosas también para nuestro organismo. Acelera el crecimiento, posee propiedades antibióticas, fortalece el cabello y las uñas, es rico en proteínas, hidratos de carbono, oligoelementos y vitaminas (B5, C) y potasio, entre otros. No sólo es una forma de prevenir enfermedades sino que también es un complemento alimenticio natural ideal para todo el año. Las funciones metabólicas se desarrollan de forma más óptima (con menos esfuerzo) favoreciendo una sensación de bienestar y energía que puede percibirse a los tres o cuatro días de tomarlo.

Usos y aplicaciones del polen

El polen es especialmente aconsejable como complemento de dietas vegetarianas y macrobióticas, en la infancia (para favorecer el crecimiento y el desarrollo), durante el embarazo y la lactancia, para las personas debilitadas y convalecientes o con problemas de ansiedad, nerviosismo e irritabilidad (es un vigorizante natural), durante las dietas de adelgazamiento, para reducir y prevenir el colesterol, para combatir las disfunciones del aparato digestivo, para el estreñimiento (regula el tránsito intestinal: cuando la abeja liba la flor transmite una serie de bacterias buenas que frenan los microorganismos dañinos y ese mismo proceso se produce en nuestro intestino cuando tomamos polen), para combatir la apatía sexual, en casos de deficiencias vitamínicas o para la tercera edad. Mejora las defensas del organismo y ayuda a combatir los estados de anemia ya que aumenta los glóbulos rojos.

¿Cómo tomarlo?

Puede tomarse en las comidas para favorecer la absorción de las proteínas o en ayunas, para recibir un aporte energético en el nuevo día. En adultos sanos y con salud estable se recomienda una cucharada, dos en adultos debilitados y dos cucharaditas diarias en niños, según la edad y su estado. Su sabor no es muy agradable: puede tomarse masticado o disuelto en agua, zumo, leche o  acompañando a un yogur, en función del gusto de cada uno. Debe guardarse en el frigorífico o, en su defecto, en lugar oscuro, seco y fresco.

Fuente: “El Polen: maravilla de la naturaleza”.  K.A Beyer. Ed. Obelisco.
Imagen: blog.cuidatecv.es

2 comentarios en “El Polen y sus Aplicaciones en Dietética

  1. MARIA VIRGINIA

    QUISIERA QUE EL DR.SALOMÒN JAKUBOWIEZ ME DIGA CÒMO NEUTRALIZA LA METFORMINA LA ACCIÒN DE LA GLUCOSAMIDA?……Y DÒNDE TIENE SU CONSULTORIO PARA VISITARLO,GRACIAS.

    Reply
  2. MARIA VIRGINIA

    TODA LA INFORMACIÒN PROPORCIONADA ES MARAVILLOSA QUISIERA SABER MÀS ACERCA DEL CEREBRO DE GORDO,GRACIAS.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *