‘No Puedo’ vs ‘No’, Una Sola Frase Puede Hacer una Gran Diferencia Para Lograr Tus Metas

Las palabras tienen un poder enorme, y en especial, cuando se trata de alcanzar nuestras metas o de modificar nuestros hábitos.

Cualquier cosa que quieras alcanzar – perder peso, ahorrar o ganar más dinero, mejorar tus relaciones, etc. – no es sólo cosa de tomar acción, es más que eso. Si quieres tener éxito debes dejar de comer en exceso, dejar de malgastar tu tiempo en cosas innecesarias y también tu dinero, sólo por poner un ejemplo.

no puedo

No vamos a negar que es complicado motivarse a hacer algo por cuenta propia y adoptar nuevos hábitos, pero más difícil es modificar o cambiar lo que acostumbramos a hacer (desde hace años, o incluso, de toda la vida). En realidad, en algunas ocasiones los hábitos son los culpables que nos impiden convertirnos en la persona que tanto deseamos ser.

Cuando hablamos de motivación y cambios quizás muchas estrategias se te pueden venir a la mente para conseguir lo que deseas. Podemos apoyarnos en nuestra fuerza de voluntad, pero está demostrado que es el camino más duro y el que requiere de un gran auto-control y auto-liderazgo personal.

También podemos utilizar ayuda externa (coaching, mentoría, tecnología, etc.). Hay muchas estrategias que funcionan…

Pero hay una estrategia muy útil y simple que puede dar grandes resultados, de acuerdo a un estudio, realizado por la Boston College y la Universidad de Houston, al cual hacen referencia en Forbes bajo el título The Amazing Power of ‘I Don’t’ vs. ‘I Can’t’ [el fascinante poder del ‘NO’ (afirmación) versus ‘No Puedo’].

Utiliza ‘No’ (en modo afirmativo) en vez de ‘No Puedo’

Se que suena raro que un ‘NO’ lo utilices en modo de afirmación, pero déjame darte un ejemplo para ilustrarlo.

Tarta 3 chocolatesSupongamos que quieres perder peso y tienes un plan para controlar lo que comes. Ahora imagina que estás comiendo con unos amigos en un restaurante. Al terminar de recoger los platos el camarero te dice: “Tenemos un postre de chocolate delicioso que ha sido preparado por nuestro ‘chef estrella’, ¿te gustaría probarlo?” Y para apoyar su argumento te enseña el postre (supongamos que se parece al de la imagen, ¿cómo negarse?).

¿Crees que funcionan de igual manera las siguientes frases?

No puedo comer postre de chocolate”.

O

No como poste de chocolate”.

Sinceramente, ¿cuál frase utilizarías? o ¿cuál acostumbras a usar?

Si piensas que al final son iguales, estas equivocado(a). Siendo flexibles con la gramática, en realidad expresan lo mismo, pero el efecto que tienen a nivel sicológico es muy diferente.

Una simple palabra de más o de menos puede representar una gran diferencia. Eso es lo que los expertos han descubierto a lo largo de los años. Un pequeño cambio, por muy sutil que sea en nuestra forma de expresarnos puede afectar enormemente la manera como nos sentimos, actuamos y nos comportamos.

Al utilizar ‘No’ expresas una decisión y le transmites poder a lo que dices. Es una afirmación de tu determinación y fuerza de voluntad. En cambio, ‘No Puedo’ no es una decisión, es una restricción, es una imposición sobre ti. Pensar en ‘No Puedo’ te debilita y le quita poder a lo que dices, atenta contra ti.

A un grupo de estudiantes se les invitó a participar en un estudio, a una parte les dieron instrucciones de utilizar la frase ‘no puedo’ (ej. no puedo comer dulces), y a otros con la frase ‘no’ (ej. no como dulces), cuando se vieran expuestos a una tentación. Después de dar las instrucciones, se les dijo que podían escoger una barra de chocolate o una barra de granola en agradecimiento por su participación en el estudio:

¿Quién eligió la opción más saludable?
Respuesta: 74% de los que dijeron que ‘no’, en comparación con sólo el 39% de los que dijeron que ‘no puedo’.

Otros estudios similares también han demostrado la diferencia entre usar ‘no puedo’ o ‘yo no’.

En conclusión, destierra de tu vocabulario la frase ‘No puedo’ o ‘Yo no puedo’ y sustitúyelas por ‘Yo no [verbo]…’. En vez de usar ‘No puedo’ utiliza ‘Yo no’ (en modo de afirmación).

Tarea y deberes para tu casa

  1. Observa. La próxima vez que te veas en una situación donde tienes que tomar una decisión que implique negar o rechazar algo (una tentación), fíjate si estás siendo restrictivo (utilizando ‘no puedo’) o si estás siendo afirmativo (utilizando ‘yo no’).
  2. Practica. Después que el punto anterior lo hagas de manera natural o habitual, comienza a realizar cambios en la manera como te expresas, destierra la frase ‘No puedo’ (ej. no puedo malgastar dinero porque quiero ahorrar) y en su lugar utiliza ‘Yo no [verbo]…’ (ej. yo no malgasto dinero porque quiero ahorrar).
  3. Enseña este método a otras personas. ¿Por qué? se afianza y se fortalece lo aprendido cuando lo enseñamos a otros.

Si quieres agregar algo, no dudes en dejarnos un comentario más abajo para contarnos qué piensas…

Si te ha gustado, por favor ayúdame a difundir este artículo y haz clic en los botones de abajo para compartirlo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *