Manipula y Compra tus Alimentos con Seguridad

Cuando vamos al supermercado generalmente vamos agregando productos al carrito y podríamos pasar por alto algunas consideraciones básicas que garanticen una correcta manipulación de los alimentos para comprar con seguridad.

Mujer comprando con carro de autoservicio.

Algunas normas básicas para comprar con seguridad son:

  • Planifica para que ahorres dinero, tiempo y no desperdicies comida.
  • Haz una lista (escrita o mental) con los alimentos que no necesitan frío, luego los refrigerados y de último los congelados. Compra en ese mismo orden.
  • Lee bien las etiquetas para seleccionar las mejores opciones.
  • Entiende bien las fechas de caducidad y duración mínima para comprar alimentos que realmente vas a consumir.
  • Comprueba que los envases están en perfecto estado.
  • Ten cuidado al mezclar los productos en el carrito de la compra (ej. no mezclar alimentos con detergentes).
  • Si te sobra comida no la tires a la basura, dona los alimentos que no uses antes que se dañen para que otros puedan consumirlos, recuerda que la comida es un recurso muy escaso para muchas familias.

Te recomiendo el siguiente vídeo donde podrás ampliar los puntos anteriores:

Puede que conozcas a plenitud las recomendaciones de manipulación de alimentos, pero muchas veces resulta complicado aplicarlas de manera fácil debido al lugar donde compramos y el día/hora de la semana cuando lo hacemos. Dependiendo del supermercado la distribución de alimentos puede que no sea la más idónea para llevar el orden de compra propuesto: primero los alimentos que no necesitan frío, luego los refrigerados y de último los congelados.

En mi opinión, en algunos supermercados la prioridad es ofrecer productos de determinadas marcas, e incluso el ahorro de dinero, antes que ofrecer una experiencia de compra que garantice la seguridad alimentaria, el ahorro de tiempo de sus clientes y no hablemos de una alimentación saludable.

Así que la próxima vez que vayas al supermercado recuerda tomar en cuenta las consideraciones anteriores. Quizás el establecimiento no te lo ponga fácil y tengas que caminar o dar más vueltas por los pasillos (es la idea del comerciante para vender más), pero si planificas bien podrás ahorrar tiempo y dinero sin desperdiciar comida.

Recuerda comprar lo más saludable posible, preferiblemente alimentos naturales, nada o poco procesados, sin químicos, ecológicos, de producción local y frescos. Si los alimentos son empacados o procesados, no te olvides de leer y entender bien las etiquetas, además de comparar opciones para que elijas los mejores ingredientes y el mejor valor nutricional para ti y tu familia.

La compra finaliza cuando llegamos a casa y no en el supermercado, así que te dejo el siguiente vídeo donde te dan algunos trucos para hacerlo de la mejor manera:

No te olvides de compartir este artículo para que entre todos aprendamos a manipular mejor los alimentos, y sobretodo, a no desperdiciar tanta comida y a donarla antes que tirarlala comida es un recurso muy escaso para muchas familias en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *