Lactancia Materna Saludable Después de las Primeras Semanas

lactancia maternaHan transcurrido unas cuantas semanas desde que comenzaste a darle el pecho a tu bebé y ya sabes cómo hacerlo, además, tu pecho está menos duro, el bebé se está haciendo grande, duerme más tiempo y también las tomas son mas espaciadas.

Lo anterior puede sonar a que sabemos todo sobre el bebé, pero apenas nos iniciamos (a menos que ya tengas varios niños y tienes experiencia, aunque cada niño es diferente, así que nunca dejamos de aprender). Cada ciertas semanas vamos a sufrir cambios, algo que notaremos en los niños y que, por supuesto, afectarán a la madre y al padre.

Cada semana que transcurre la lactancia materna debería ser más fácil, e incluso más cómoda. Tu pecho también va produciendo solo la leche necesaria y tu hijo es capaz de almacenarla en su estomago durante más tiempo. Pero a medida que los niños crecen comienzan a volverse más curiosos y se comienzan a distraer con mayor facilidad, así que es posible que tengas que comenzar a darle las tomas en lugares tranquilos y con poco ruido, mientras menos distracciones será mejor.

También le pueden comenzar a salir los dientes, algo que muchas mamás temen. En general los niños no muerden el pecho para mamar, y si lo hacen, ya es hora de parar, puede ser un aviso de que es suficiente leche por el momento.

El sueño es otro factor que puede afectar al pequeño, y por supuesto a los padres. Cada bebé es diferente, aunque algunos pueden comenzar a dormir casi o toda la noche, aunque algunos no lo dormirán tanto tiempo seguido. Si tu bebé no duerme como esperas, ayúdalo a dormir mejor, existen una gran diversidad de trucos (ej. reduce el sueño durante el día, haz que se relaje antes de dormir, crea un ambiente ideal para el sueño, etc.).

Son muchos cambios los que vienen. No solo comienzan a salir los dientes, sino que descubren sus dedos, e incluso sus manos, y ven que chupárselas es algo que tranquiliza.

Por otro lado, pasadas unas semanas, te das cuenta que la baja maternal llega a su fin, ¿y ahora, cómo hacemos con el cuidado y la alimentación del bebé?

Para el cuidado es seguro que ya lo tengas planificado, lo dejas con los abuelos, lo has inscrito en una guardaría, te apoyas en “canguros”, etc.

Respecto a la alimentación, sin dejar de lado la leche maternal o de fórmula, lo básico para tu niño, es posible que ya le estés dando algo de puré de frutas y verduras (bien triturados), los primeros alimentos que se introducen a los niños. Sin embargo, es una buena oportunidad para comenzar a investigar sobre la alimentación complementaria (ej. cereales sin gluten, purés de frutas, verduras y hortalizas como la patata o zanahoria cocida, entre otros). Recuerda que estos deben introducirse de forma gradual, no olvides consultarlo con tu pediatra.

Si conoces a padres primerizos no dudes en compartirle este contenido.

Si tienes preguntas, no dudes en preguntar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *