La Importancia de Uso de Gafas de Sol Homologadas

gafas solCon las altas temperaturas y cuando el sol brilla con fuerza, las gafas de sol cobran más protagonismo, si cabe, en nuestro día a día.

Cuando llegan estas fechas, son muchas las campañas de concienciación que se lanzan sobre la importancia de la correcta protección contra las radiaciones solares. Lo cierto, es que hay que tener mucho cuidado porque no todas las gafas cumplen esta función de protección y los expertos alertan sobre el peligro de la utilización de gafas no homologadas.

Vemos cómo en muchas tiendas mutiproducto o bazares se venden gafas de sol a precios muy económicos y estéticamente idénticas a los modelos de las grandes firmas. Con este tipo de productos, hay que tener cuidado ya que a pesar de que a simple vista puedan parecer adecuados, está en juego nuestra salud ocular. Los riesgos derivados del uso de gafas de sol no homologados puede ser padecer a largo plazo cataratas, la degeneración macular asociada a la edad o pterigión, que produce irritación ocular y sensación de cuerpo extraño.

Las irregularidades más frecuentes tienen que ver con la carencia de etiquetado, la falta de información o la omisión del marcado CE. En la época estival, la venta de gafas se dispara y también proliferan mucho más la venta de este tipo de gafas de sol que no cumplen con los requisitos de seguridad.

Gafas de Sol Homologadas

El etiquetado de un producto homologado debe contener la siguiente información:

  • Marcado CE.
  • Nivel de protección contra los rayos UVA y UVB.
  • Tipo de filtro solar.
  • Número y año de la norma que cumplen.
  • Identificación del fabricante o suministrador.
  • Instrucciones de uso y de conservación.

En cualquier caso, lo más aconsejable siempre es acudir a tiendas especializadas que garanticen la calidad del producto y donde los especialistas puedan asesorarte en la compra de un producto que sea adecuado a nuestras necesidades.

¿Qué opinas sobre este tema? Anímate y déjanos un comentarios más abajo.

Artículo escrito por Roberto Martín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *