El Kiwi y sus Propiedades

By | 8 mayo, 2012

El kiwi es una de las frutas más completas que existe. Posee más vitamina C que los cítricos (98 mg por cada 100 g): un sólo kiwi satisface las necesidades diarias de dicha vitamina, protegiéndonos de muchas enfermedades como el cáncer y activando nuestro sistema inmunitario. Además ayuda en la formación de colágeno, facilita la absorción de hierro y nos protege del colesterol. Por si ello no fuera suficiente, el kiwi es una importante fuente de fibra: si se toma en ayunas es un excelente laxante, ya que su ingesta mejora el tránsito intestinal gracias a su fibra soluble.

kiwi

Kiwis, frescos y jugosos


A nivel nutricional, los kiwis son frutas ricas en calcio, fósforo, potasio y sales minerales, por este motivo son muy importantes para la salud del sistema nervioso y circulatorio. Ayudan a la formación de huesos y dientes y en las distintas elaboraciones de las proteínas (gracias a la enzima actidina). Por lo que respecta al metabolismo de los hidratos de carbono, ayuda en su regulación y actúa como un buen reconstituyente general, tonificando el cerebro y evitando la aparición de anemia.

Según los datos aportados por investigadores del Hospital Universitario de Oslo (Noruega) comer 3 kiwis al día ayuda a reducir la hipertensión arterial. La causa: esta fruta es rica en luteína, un potente antioxidante que parece ser el responsable de ese poder para bajar la presión arterial. Los investigadores sostienen que el kiwi podría tener un lugar destacado entre las 5 porciones diarias de frutas y verduras que actualmente se recomiendan como dieta saludable para el corazón. No obstante, hay que reconocer que no es un producto milagroso: es una ayuda que debe ir acompañada de una dieta saludable, baja en sal y grasas, y de la práctica de ejercicio físico.

Podemos comerlos solos o acompañando a una macedonia. Con azúcar, con nata o con miel. Incluso acompañando a un yogur. Cuando compramos kiwis es recomendable escoger piezas maduras que vayamos a comer de forma inmediata y otras más duras, para que nos duren unos días. Respecto a su conservación, si no está muy maduro podemos guardarlo en una bolsa de plástico junto a una manzana y dejar que el gas etileno que ésta desprende actúe. Huelga decir que si son ecológicos, mucho mejor.

Fuente: Dietética y Salud nº 160 / 100 alimentos que mejoran tu salud, RBA 2010
Imagen: absolutnoruega.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *