Una Dentadura Sana, Más Allá de una Sonrisa Bonita

Young beautiful smiling woman with great white teeth holding a toothbrushUna dentadura sana, más allá de tener una sonrisa bonita, es muy importante si queremos estar saludables.

Existen muchos tratamientos para tener una dentadura hermosa, desde blanqueamientos hasta implantes dentales, pero comencemos por los básico: dientes sanos, cuerpo sano.

Aunque a simple vista no encuentres una relación directa entre cepillarse los dientes y una buena salud, lo cierto es que mantener una correcta higiene bucodental nos puede ayudar a reducir el riesgo de caries, periodontitis, cáncer bucal o cualquier otro problema en las encías que, de no ser tratados a tiempo, pueden provocar otros trastornos en el cuerpo.

La importancia de una dentadura sana

Hay que tener presente que por la boca ingresa comida a diario, y esta tiende a descomponerse con facilidad.

Lo cierto es que la comida deja pequeños residuos entre los dientes y las encías, que si no limpiamos bien y con frecuencia, pueden llegar a descomponerse, generando compuestos que debilitan nuestros dientes y con el tiempo pueden aparecer caries, encías inflamadas, mal aliento o halitosis, infecciones y hasta enfermedades graves.

Una pequeña infección que comienza por la boca, de no ser atendida, puede llegar a propagarse a otras partes del cuerpo.

Para cuidar nuestra boca y dientes, y por qué no, tener una sonrisa bonita, debemos hacer algo más que cepillarnos y enjuagarnos después de cada comida. También son importantes y parte de la higiene bucodental:

  • Cuidar lo que comemos, preferiblemente consumiendo menos azúcares y bebidas azucaradas.
  • Utilizar un enjuague bucal y pasarse la seda o hilo dental al menos una vez al día.
  • Por supuesto, realizar una revisión periódica (cada 6 meses aprox.) en el dentista.

Ya sea en la página web de Vitaldent (con más de 400 clínicas dentales en toda España) hasta tu dentista de toda la vida, es recomendable que pidas cita para hacerte un diagnóstico a tiempo y evitar complicaciones futuras.

¿Desde cuándo no acudes al dentista? Por experiencia personal, te aconsejo que lo hagas a tiempo.

Una revisión periódica te puede ahorrar dinero y molestias. Porque de no hacerlo, puede llegar un día que una pequeña molestia en la boca, se convierta en un dolor insoportable donde la única solución sea como mínimo un tratamiento de conducto, que tiende a ser incómodo, quita tiempo y cuesta muchísimo más que una simple revisión (que incluso te puede salir hasta gratis).

Si te gusta la idea de dientes sanos, cuerpo sano, háznoslo saber con un Me Gusta o un Tweet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *