Cuidar la Piel desde Dentro

La limpieza e hidratación externa de la piel es muy importante para mantenerla sana y luminosa. No obstante, no debemos olvidar que casi más importante es cuidarla desde dentro. Mantener una dieta equilibrada, beber agua, mantener lejos el tabaco y lograr un descanso profundo y reparador son algunos de los trucos para cuidar el órgano más extenso  de nuestro cuerpo. En este artículo descubriremos cinco trucos nutritivos para embellecer la piel desde dentro.

Somos lo que comemos

  • Zinc y Vitamina B6 contra la piel grasa: la levadura de cerveza es rica en vitamina B6 y ejerce un efecto reequilibrante en las pieles grasas. Por su parte, el zinc es un mineral básico para nuestro organismo que, entre otras cosas, previene la aparición de acné. La carne, el marisco y los pescados son fuentes de zinc. Hay que tener en cuenta que la fibra y el ácido fítico presente en cereales, legumbres y frutos secos inhiben la absorción del zinc.
  • Nutrientes antiarrugas: destacamos el germen de trigo, que es rico en vitamina E (uno de los mejores radicales libres), los champiñones son ricos en selenio – un mineral con alto poder antioxidante-, las zanahorias crudas o al vapor promueven la firmeza de la piel gracias a los carotenos y el té verde.
  • Verduras rojas y vitamina C contra las manchas: el tomate, la zanahoria, los pimientos, la calabaza contienen aminoácidos y antioxidantes que promueven el equilibrio de la melanina y el colágeno de la piel. Los cítricos y su vitamina C protegen la piel del sol y previenen las alteraciones de pigmentación.
  • Ácidos grasos para hidratar: comer 5 nueces al día ayuda a prevenir la sequedad cutánea, ya que son ricas en ácidos grasos poliinsaturados, en potasio, magnesio, calcio y vitamina E. El salmón y su omega 3 tiene un efecto anti edad. Ni que decir de la importancia de consumir aceite de oliva virgen extra diariamente y un litro y medio de agua al día.
  • Miel para una piel fuerte: es una fuente de vitaminas, minerales y oligoelementos y es conocida desde hace siglos como un eficaz remedio cosmético para la piel. Además de usarla como mascarilla, ingerir miel contribuye a limpiar, restaurar y alimentar el cutis. Es importante que la miel sea artesana y de calidad, ya que muchas de las mieles que venden en los supermercados han sido fabricadas de forma industrial y han perdido  la mayoría de sus propiedades.

Fuente: Dietética y Salud. nº 160. 2012.
Imagen: es.paperblog.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *