Feng Shui y Energía Vital

El Feng Shui es un antiguo método chino utilizado en el diseño de casas, ciudades e interiores. Podríamos definirlo como el arte de la colocación y de la fluidez. Su traducción literal es “viento” (feng) y “agua” (shui) y su objetivo es lograr que el movimiento de la energía (chi) que existe en nosotros y en nuestro entorno se maximice y esté en armonía para beneficiar nuestra salud, nuestro trabajo, nuestras relaciones y, en general, todos los aspectos de la vida. De hecho, si somos un poco receptivos a las sensaciones, a veces podemos llegar a percibir la energía del lugar en el que estamos: podemos sentir que el lugar está “cargado”, o que hay mucha densidad en el ambiente o, por el contrario, podemos percibir la frescura y las buenas vibraciones al entrar en una sala o una casa.

dormitorio feng shui
Armonía y frescura en el hogar a través del feng shui

Según la filosofía del feng shui, nuestros cuerpos se nutren no sólo de aire y agua sino también de energía chi (ying yang). Todo el mundo tiene un campo energético (energía electromagnética) que se mueve dentro y fuera del cuerpo extendiéndose más allá de nuestra piel entre 10 cm y 1 metro, dependiendo del estado en que se encuentre la persona. Si esa energía está de algún modo bloqueada, débil o mal encauzada puede perjudicar a la salud, la creatividad, las relaciones personales, el dinero o el trabajo. Por ello, los especialistas en feng shui afirman que este método puede aplicarse tanto desde un punto de vista “terapéutico” – para resolver problemas ya existentes en el hogar o el trabajo – pero también de forma preventiva, para mejorar la atmósfera de un determinado lugar.

El feng shui utiliza los cinco elementos (tierra, agua, fuego, metal y madera), símbolos de animales, los puntos cardinales, colores, números, velas, espejos, cristales, flores frescas, sal marina, relojes, iluminación, plantas y campanillas de viento, entre otras herramientas. El objetivo es colocar todos esos elementos de la mejor forma posible para potenciar la energía del lugar en cuestión o para resolver alguna dificultad, como el insomnio o las relaciones familiares o laborales. A modo de ejemplo, según el feng shui los espejos sirven para reorientar y mantener la energía en movimiento, siendo ideales para habitaciones oscuras, pequeñas o estrechas, no siendo recomendable colocarlos frente a puertas, ventanas u otros espejos y, aunque parezca contradictorio, tampoco en la habitación ni delante de la cama.

Las aplicaciones y técnicas del feng shui son numerosas y variadas, no pudiendo abarcar aquí más que una pequeña pincelada. Existen multitud de libros y guías sobre el tema para aquellos que tengan curiosidad por conocer más.

Y para los que ya lo hayan probado, ¿alguien se anima a compartir su experiencia?.

Fuente: “El libro del feng shui. Proyectos sencillos para una vida mejor”. Simon Brown. Editorial Vergara.
Imagen: jardinplantas.com

Yoga Nidra: Sueño Consciente

El Yoga Nidra (o “sueño consciente”) es un tipo de yoga que siguiendo un método sistemático nos permite entrar en un estado de relajación profunda a nivel físico, espiritual y mental. Es un estado de sueño con plena lucidez en el que la mente permanece durante toda la sesión en la frontera entre la vigilia y el sueño y en el que la conciencia se mantiene en ambos estados pero sin asociarse a ninguno de ellos. Es una experiencia que cuesta expresar con palabras, ya que tanto las sensaciones que se experimentan durante su práctica como los efectos posteriores son profundos y muy personales. Es una práctica que puedes realizar sola o bien puedes encontrar en páginas amarillas, por ejemplo, asociaciones que organicen algún curso.

Yoga Nidra
Yoga Nidra...viaje a las profundidades del Ser.

La práctica se inicia estirados en el suelo (sobre una esterilla, por ejemplo) y tapados, dado que la temperatura corporal desciende y podemos pasar frío. Es importante tener la cabeza y los pies bien cómodos ya que la sesión dura entre cuarenta y cinco minutos y una hora en completa inmovilidad, motivo por el cual se recomienda colocar un cojín bajo la cabeza y debajo de las rodillas o los tobillos, para evitar molestias. La clave del Yoga Nidra es ir escuchando las palabras del profesor en todo momento sin dormirse, sintiendo el peso de todo nuestro cuerpo en el suelo. Poco a poco el profesor nos ayuda a ir centrando nuestra atención en cada una de las partes de nuestro cuerpo mediante la “rotación de conciencia”: pie derecho, pie izquierdo, rodilla derecha, rodilla izquierda….enumerando de forma aleatoria y rápida cada parte para ir mentalmente a ella y evitar que perdamos la conciencia y entremos en el sueño. Tras ese inicio, el profesor pide que vayamos contando de forma regresiva del número 27 al número  1, volviendo a empezar desde 27 en caso de descontarnos o perdernos (cosa muy frecuente). Mientras dura la práctica sientes un peso enorme en el cuerpo y una sensación liviana, como de separación del cuerpo físico. La relajación profunda se alcanza cuando la conciencia se va alejando de los órganos sensoriales y del sueño, permitiéndonos, en ese estado, mejorar la capacidad de concentración, aumentar la creatividad y el conocimiento, desarrollar el potencial interno y, sobretodo, regenerar nuestro sistema energético.

Mantenerse en la frontera entre la vigilia y el sueño es complicado y habrá momentos en los que la conciencia se dirigirá hacia el exterior a través de los sentidos, despertándonos, y otros en los que nos deslizaremos hacia el sueño y quizá nos durmamos unos instantes. La práctica permite estabilizar la conciencia en el nivel intermedio entre ambos estado, el nivel “nidra”. Es en este estado en el que la mente está muy receptiva y abierta, en el que la conciencia opera desde un espacio en el que puede contactar con las dimensiones consciente e inconsciente a través de la auto observación de nuestro mundo interior. En este momento el profesor  evoca distintos estados o sensaciones opuestos (frío – calor, amor – odio, etc) y nos pide que los sintamos. Después nos invita a formular un sankalpa o resolución afirmativa, corta, en presente y positiva, como por ejemplo “tengo armonía física y mental”.  Hay que repetirla tres veces (al principio y al final de la sesión), sentirla y visualizarla. La idea es que cuando repetimos esa resolución nuestra mente consciente está dando una orden a la parte subconsciente, que se encuentra abierta y receptiva, con el objetivo de que luego esa afirmación se manifieste a nivel consciente en la vida diaria.

Los efectos que se experimentan tras la práctica del Yoga Nidra son variados y dependen de cada persona y del estado en que ésta se encuentre en ese momento. Al despertar puedes sentirte extremadamente relajado, somnoliento, o por el contrario, fresco y despejado. La experimentación es siempre el mejor consejo en este tipo de prácticas, para que cada uno pueda ponerle palabras en función de lo vivido.

Para los que quieran saber más sobre Yoga Nidra: “Yoga Nidra”. Swami Satyananda Saraswati, en “Yoga Publications Trust”, 2003.

Imagen: examiner.com

¿Cómo ayuda la Quiropráctica a nuestro Organismo?

La quiropráctica es la técnica que se ocupa del diagnóstico, tratamiento y prevención de desórdenes del sistema músculo-esquelético prestando especial atención a la columna vertebral y a los efectos que estos desórdenes tienen sobre el sistema nervioso y la salud general. El quiropráctico utiliza sus manos y algún instrumento (alzas o “pistolas de presión”) para realizar el ajuste quiropráctico que consiste en movilizar, manipular y tratar manualmente la columna vertebral.

quiropractico
El quiropráctico realiza el "ajuste" de forma manual.

El quiropráctico tiene la misión de optimizar la calidad de vida del individuo potenciando el poder de curación del propio organismo. Su eje central es el sistema nervioso: la quiropráctica devuelve al sistema nervioso su buen funcionamiento y equilibrio, detectando y corrigiendo las interferencias o desalineamientos de la columna vertebral.

Los pilares de la quiropráctica son:

1.- La salud es el estado normal. Si no hay salud es porque existe una interferencia en alguna parte del organismo. Un cuerpo en equilibrio puede curarse a sí mismo si se le da la oportunidad, puesto que la salud es algo innato.

2.- El sistema nervioso (cerebro, médula espinal y nervios) es el órgano principal del cuerpo responsable de controlar su funcionamiento integral. Está protegido por el cráneo y la columna vertebral.

3.- Los distintos tipos de estrés, el estilo de vida actual y los patrones de pensamiento nocivos pueden interferir en el sistema nervioso, dando lugar a la aparición de subluxaciones vertebrales, que no son más que un mecanismo de defensa del propio cuerpo.

4.- Los ajustes quiroprácticos corrigen esas subluxaciones y eliminan esas interferencias en el sistema nervioso, permitiendo que el cuerpo funcione y la energía fluya.

Quiropráctica y embarazo

El embarazo es claramente un momento de grandes cambios físicos y químicos en el cuerpo de la mujer. Esto no sólo influye a nivel de aumento de peso o alteración de su campo de gravedad, sino que su columna se vuelve más flexible al producir relaxina, una hormona que liberan los ovarios para relajar los ligamentos pélvicos de cara al parto. Pero si ya existe un desequilibrio previo, la relaxina puede aumentar el malestar al formarse más subluxaciones que pueden debilitar el sistema nervioso de la madre.

La quiropráctica durante el embarazo ayuda de forma natural a la embarazada a reducir las molestias de este período (pesadez de piernas, malestar gastrointestinal, pinzamientos, ciáticas, calambres, dolores de cabeza…) preparando, además la columna y la pelvis para el parto. Incluso se recomienda recibir ajustes quiroprácticos en el período de preconcepción, ya que se estimula el funcionamiento del útero y se prepara al cuerpo para la reproducción.

Los resultados de la quiropráctica deben complementarse con un estilo de vida saludable, cuidando nuestra alimentación e higiene postural y bebiendo agua suficiente para ayudar a eliminar las toxinas del organismo.

Para los que quieran saber más, recomendamos el libro “Quiropráctica: el método de salud natural que cuida de tu sistema nervioso y tu equilibrio personal”. Elisabeth Bonshoms. Paidós Ibérica. 2006.

Imagen: atractivas.es

Usos y Propiedades de los Aceites Esenciales

¿Qué son los aceites esenciales?. ¿Cuáles son sus usos y propiedades?. La principal característica de este tipo de aceites es que se trata de un producto altamente concentrado y muy aromático, motivo por el cual generalmente se utiliza sólo una pequeña cantidad (una o dos gotas) que se mezcla con el  aceite base (de almendras, de sésamo) a utilizar en masaje o en baño relajante. El término “aceite esencial” se aplica también a las sustancias sintéticas similares preparadas a partir de alquitrán de hulla y a las sustancias semisintéticas preparadas a partir de los aceites naturales esenciales. Para diferenciar el natural del sintético se añade la palabra “puro” a los primeros.

aceites esenciales en el masaje
Ideales para un masaje relajante.

Respecto a sus propiedades, los aceites esenciales tienen la capacidad de modificar nuestro comportamiento y nuestras funciones corporales. Los aromas entran directamente en las regiones cerebrales encargadas de las emociones, los sentimientos, los instintos y los impulsos. Cuando la molécula aromática llega a la cavidad nasal desencadena una serie de estímulos en el hipotálamo, región donde se regulan las funciones vitales como la respiración, el apetito o el deseo sexual. Pero aunque sea un producto “natural” hay que ser prudentes con el uso de este tipo de aceites ya que pueden presentar efectos secundarios e incluso toxicidad para el sistema nervioso central. Por este motivo es muy importante diluirlos siempre con otro aceite y acudir a un profesional.  No es recomendable su uso en embarazadas, lactantes ni en niños menores de seis años.

Algunos aceites esenciales presentan propiedades antimicrobianas o antifúngicas, tales como al aceite de tomillo o el de canela. A continuación se recogen las propiedades de algunos de los aceites esenciales más conocidos:

  • Eucalipto: antiséptico con efectos estimulantes y diuréticos. Puede actuar como repelente de mosquitos. No se aconseja durante el embarazo.
  • Romero: excelente para masajes circulatorios, estimulante, analgésico, antiséptico, antirreumático y astringente.
  • Melisa: sedante, digestivo y tonificante. Es irritante para la piel: no se recomienda su uso en masaje ni baños.
  • Lavanda: efecto calmante del sistema nervioso (ideal para masaje), eficaz para el insomnio. Contraindicado para embarazadas y niños.
  • Planta del árbol de té: no tiene relación con la planta del té para infusión. Es un arbusto australiano, familia del eucalipto. Antiséptico, se usa como desodorante y puede usarse como preventivo para los piojos.
  • Ylang – ylang: estimula la producción de adrenalina y tonifica el corazón. Se utiliza en cosmética y para aromatizar el cabello. En exceso puede producir náuseas.

Fuente: “Estilos de Vida”. La Vanguardia 3/12/2011
Imagen: muchabelleza.com

Flores de Bach: sanación y crecimiento personal

Las flores de Bach constituyen un sistema completo que emplea 38 esencias provenientes de 36 flores, un brote (Chesnut Bud) y agua solarizada (Rock Water) . La terapia fue creada por el médico inglés Edward Bach entre 1928 y 1935. Los remedios florales se elaboran a partir de una decocción o maceración en agua de flores maduras de diversas especies vegetales silvestres o naturalizadas (hasta 38). El resultado de la decocción o maceración se diluye en brandy en cantidades ínfimas para su conservación.

Flores de Bach
Remedios florales del Dr. Bach


Los remedios del Dr. Bach tienen diversas utilidades. En un sentido espiritual sirven para armonizar la conexión entre el ser interno (el alma) y la personalidad, mayoritariamente potenciando la intuición y la inteligencia emocional por encima del pensamiento automatizado y racional. El Dr. Bach consideraba que  la enfermedad no era física en su inicio sino que era el resultado de la cristalización de un proceso iniciado a un nivel más sutil en forma de conflicto entre el Alma y la Personalidad. Recordaba el Dr. Bach que la finalidad de la enfermedad es ayudarnos a corregir el error que está obstruyendo la correcta comunicación entre el Yo Superior y nuestra personalidad, es decir, facilitar la reconexión con nuestra esencia.  Según afirman los terapeutas florales, las flores trabajan los cuatro planos básicos del ser –  espiritual, mental, emocional y físico – de forma simultánea, de modo tal que dicha terapia es considerada una terapia holística pero también un buen instrumento de crecimiento personal.

Las flores sirven tanto para acompañar y/o impulsar un proceso de cambio y tratamiento de patrones de pensamiento a nivel profundo como para situaciones puntuales como viajes, exámenes y otros problemas cotidianos. Trabajando a nivel emocional, cada una de las flores hace énfasis en una emoción: los miedos conocidos, los desconocidos, la angustia, el aprendizaje a partir de los cambios, los desequilibrios internos (por ejemplo, hormonales) entre otras. Si bien es cierto que en las farmacias podemos obtener cada una de las flores por separado en función de lo que expresemos al farmacéutico, lo cierto es que resultará más eficaz para el proceso de sanación y/o crecimiento personal acudir a un terapeuta especializado. Tras una entrevista inicial, el terapeuta nos preparará una mezcla de los remedios florales que necesitemos en función de nuestra situación en ese momento y de nuestros rasgos personales, pudiendo ir modificándolo según nuestra evolución.

Las flores de Bach pueden tomarse con la frecuencia que se desee  y se recomiendan también para niños y embarazadas. No obstante, siempre hay que tener presente que tanto las flores de Bach como el resto de terapias holísticas sirven para proporcionarnos un mayor estado de conciencia,  un empuje en el inicio del camino hacia el bienestar y la paz interna. Su función principal es recordarnos  que todo lo necesario para lograr un estado óptimo de salud y bienestar ya lo tenemos en nuestro interior. Sólo hace falta descubrirlo.

Libro recomendado: “Las flores de Bach: cúrese usted mismo”.  Autor: Edward Bach. Libreria Argentina (Uniyoga), 2009.
Imagen: astro-bienestar.com

Ayurveda: Salud y Medicina Milenarias

El Ayurveda (“ciencia de la vida”) es la medicina tradicional de la India, está reconocida por la Organización Mundial de la Salud y se lleva aplicando más de 5.000 años. Se basa en la combinación de forma holística de terapias físicas, psicológicas, espirituales, dieta y plantas medicinales. La finalidad del Ayurveda es conocer la vida interior del ser humano, comprenderla para proporcionarle, así, una mejor existencia, centrándose en la prevención de enfermedades. Según el Ayurveda para sanar una enfermedad se debe atender a las causas internas y no a los síntomas externos que puedan haber derivado de ella.


Imagen: Reglas del Ayurveda para una mejor digestión

El Ayurveda es una medicina muy completa ya que aplica no sólo técnicas medicinales sino también la toma de conciencia para el mantenimiento de un estilo de vida saludable que permita el equilibrio de cuerpo, mente y espíritu. Para ello se complementa de técnicas como el yoga, ejercicio físico, meditación y masajes especiales con aceites esenciales. Basa sus principios en la naturaleza y en la teoría de los Cinco elementos, según la cual nuestro cuerpo está compuesto en su totalidad por tierra, agua, fuego, aire y éter. Según dicha disciplina, no seguir nuestros biorritmos e ir en contra de las leyes de la naturaleza son los principales desencadenantes de nuestras dolencias físicas y enfermedades.

Para el Ayurveda el cuerpo posee tres fuerzas vitales primarias, las denominadas doshas, que unen los cinco elementos en la carne y que determinan los procesos vitales de crecimiento y deterioro en cada individuo. Sus nombres en sánscrito son vata, pita y kafa. En cada uno de nosotros predomina una de estas tres doshas de forma originaria y natural, si bien ésta puede verse alterada por las circunstancias. Cada dosha o constitución presenta una serie de características físicas, emocionales y nutricionales que dan lugar a trastornos propios de cada una de ellas. El desequilibrio en nuestra dosha es lo que lleva a la enfermedad. Es ahí donde interviene el Ayurveda: su propósito es recobrar el equilibrio natural de nuestra constitución, mediante la alimentación (con la presencia de los sabores que más favorezcan a cada dosha), la prescripción de plantas medicinales y la práctica de técnicas físicas y mentales.

Hemos presentado una idea muy general y básica de lo que es el Ayurveda, dada su complejidad y amplitud. Nuestro consejo para tomar un primer contacto es recibir un Masaje Ayurvédico en el suelo: Una hora y media de absoluta relajación, en la que el terapeuta, mediante la aplicación de aceites esenciales en todo nuestro cuerpo, va deshaciendo los bloqueos que cargamos desde hace tiempo y de los que, muchas veces, ni quiera somos conscientes.

Para los que quieran seguir conociendo el Ayurveda, os recomendamos el libro “Ayurveda. La Guía Definitiva” de Candis Cantin Packard. Ediciones Obelisco.

Namasté!

REIKI: Conexión, Relajación y Bienestar

Reiki es la energía de la vida, la energía universal. Para quienes no lo hayan probado puede resultar un tanto esotérico, misterioso y, por ende, carente de credibilidad. Sin embargo quienes lo han experimentado, han sentido sus beneficios y el bienestar que implica.

Podemos definir el Reiki como una energía curativa natural, un sistema de sanación, autosanación y reequilibrado bioenergético que se consigue a través de la imposición de manos del terapeuta, el cual se convierte en un simple y puro canal de energía. En Reiki se actúa directamente en el campo energético del paciente, incidiendo sobre los bloqueos energéticos  que puede presentar en los chakras (en los siete principales y los veintiún secundarios o menores), bloqueos que perturban la libre circulación de energía por el cuerpo, restaurando y armonizando sus sistemas. El sistema de sanación Reiki actúa tanto en el plano físico como en los planos mental, emocional y espiritual, potenciando, además, la autorrealización y el crecimiento personal.

Reiki

La palabra Reiki es de origen japonés y se compone de dos sílabas: rei, que significa “energía universal” y ki que significa “fuerza vital”, entendida como la energía que circula por todo ser vivo y que le posibilita la Vida. El Reiki es una técnica milenaria que fue redescubierta e impulsada alrededor de 1870 por Mikao Usui, doctor y sacerdote japonés quien, según indica la tradición oral, enseñaba en la Universidad cristiana Doshisha de Kioto (Japón). Existen varias versiones al respecto, si bien la más conocida es la que afirma que el Dr. Usui viajó a India y Tíbet, estudió los sutras indios, chinos y tibetanos hasta encontrar un manuscrito en el que un discípulo de Buda constataba la existencia de unos símbolos y procedimientos que se remontaban al año 2500 a.C y que habían sido utilizados por Buda en sus curaciones. Tras dicho descubrimiento, el Dr. Usui decidió llevar a cabo un retiro espiritual en las montañas cercanas a Kyoto durante tres semanas. Según la tradición, en esos veintiún días Mikao Usui visualizó los símbolos Reiki que posteriormente transmitió a sus discípulos y que han llegado hasta la actualidad. Junto a ello, el Dr. Usui instauró los cinco ideales Reiki: sólo por hoy dejo de enfadarme, sólo por hoy dejo de preocuparme, sólo por hoy soy amable con los demás, sólo por hoy hago mi trabajo honestamente y sólo por hoy soy agradecido y humilde. En esencia, los principios del Reiki se centran en el vivir en el ahora, en el presente y en intentar crecer como persona, ayudar a los demás, encontrando la felicidad en nosotros mismos.

Para poder dar Reiki a los demás y a uno mismo debe cursarse el primer curso de iniciación, a partir del cual ya se puede empezar a practicar. Existen dos niveles más, en los que se perfecciona la técnica y se profundiza en los símbolos, finalizando con el nivel de Maestría, para el caso de querer iniciar a los demás. En los tres niveles, el aprendiz de Reiki recibe del Maestro la formación necesaria para poder dar Reiki. En líneas generales aprende dónde están ubicados los chakras, su relación con los órganos y las glándulas, se le enseña cómo debe colocar las manos en el cuerpo del paciente y, lo más importante, se le transmiten los símbolos Reiki por parte del Maestro.

Pese a lo esotérico e incrédulo que pueda resultar para muchas personas, la esencia del Reiki es la conexión con uno mismo. Durante la sesión de Reiki la energía pasa a través del terapeuta, que también se beneficia de la misma, y llega a donde el cuerpo del paciente lo necesita, actúa allí donde hace falta. Los efectos son inmediatos. Al paciente le invade una sensación de bienestar profunda, de relajación, de dejarse llevar. Incluso hay gente que llega a dormirse durante la sesión, quedando en un estado de relax y tranquilidad interno y externo, apreciable a simple vista. El Reiki está indicado tanto para personas sanas como para aquellas que padezcan trastornos y molestias corporales, dolores agudos y crónicos, enfermedades infecciosas o degenerativas, tensión muscular y nerviosa, trastornos del ánimo (ansiedad, depresión…), falta de vitalidad, alergias, asma, etc. Así, el Reiki sirve de terapia complementaria para enfermedades que estén siendo tratadas por la medicina convencional e incluso es aplicable a los niños. A modo de ejemplo, mencionar que se están aplicando sesiones de Reiki a pacientes enfermos de cáncer en el hospital público Gregorio Marañón de Madrid y que, en Cataluña, los voluntarios de la Associació de terapeutas de Reiki a Catalunya acuden a centros hospitalarios a dar Reiki a los pacientes que lo deseen.

VIDEO REIKI EN HOSPITAL:

Resulta curioso el hecho de que aún en el supuesto de que el paciente se resista al Reiki, sea incrédulo y escéptico respecto al mismo, la energía le alcanza, ayudándole a entrar en un estado de relajación, aflojando las tensiones. Y cuando nos aflojamos… empezamos a sentir lo que llevamos dentro, aparece la emoción, el llanto, la sonrisa. Todo a la vez. A través del Reiki soltamos todo el peso que llevamos dentro de nosotros, toda la rabia, la frustración, las tristezas… nos relajamos, nos aflojamos y nos permitimos sentir, para sanarnos.

La propuesta es, quizá para los que acaben de tomar contacto con el Reiki, leer algún libro al respecto, para poder profundizar un poquito más en la técnica y, quien sabe, recibir la iniciación y realizar los cursos para dar reiki a los demás y a uno mismo. Y para los que ya lo conozcan….experimentarlo y sentirlo siempre que puedan!. Es la única forma de poder explicarlo.

Propuestas de libros:

Manual completo de Reiki. Sistema Usui. Autor: Urs Rieben. 4ª Edición. Edicines Obelisco 2004.

Libro completo de reiki. Autor: José Jiménez Solana. Gaia Ediciones, 1999.

Imagen: elblogalternativo.com