Hábitos para Adelgazar Rápidamente y Perder esos Kilos de Más

Para adelgazar debes dar el primer pasoA veces pensamos que no tenemos tiempo para perder peso, así sea que estamos en verano, invierno o cualquier época del año, siempre estás a tiempo de perder esos kilos de más.

Hay clínicas prestigiosas que en sus numerosos estudios han demostrando que es posible perder de 3 a 5 kilos en 14 días, y de acuerdo a sus investigaciones, tan solo necesitamos enfocarnos en nuestros hábitos. Por supuesto que no todos respondemos de la misma manera a una estrategia o plan para el control del peso, pero hay ciertas cosas que te garantizarán conseguirlo.

El primer hábito para adelgazar

Lo primero que debemos hacer es fijarnos una meta, sin un objetivo definido no iremos a ningún lado. Por muy simple que parezca, si no lo hacemos dejaremos de seguir nuestro plan sin darnos cuenta. Con esa meta definida podemos trabajar durante 14 días o por el tiempo que sea necesario para conseguirla.

Comencemos por los primeros 14 días. Fíjate que no es una eternidad, son solo 2 semanas… Pero, ¿por qué ese lapso de tiempo? Porque no vas a perder peso de la noche a la mañana, y 14 días es lo mínimo para ver resultados con un simple planteamiento que nos permitirá acelerar el proceso: comida, ejercicio y descanso.

Por supuesto que existen varios métodos para adelgazar rápidamente, además de comer sano y hacer ejercicio. Los hay desde los tratamientos en cápsulas avalados por estudios clínicos, pasando por las terapias de ayuno y llegando hasta la cirugía (más complicado y muy costoso). También existen las dietas milagro, pero basado en el poco aval científico que respalda a las mismas, no son para nada recomendables, además del posible efecto rebote.

Pero ten presente que 14 días no es suficiente, es solo el inicio. Debes cambiar tus hábitos, y si quieres conseguirlo, piensa que muchos estudiosos garantizan que necesitamos al menos 21 días para transformar una conducta en hábito.

Por otro lado, y sin ánimo de desanimarte, pero si siendo muy realista, adelgazar rápidamente no es cuestión de unos pocos días, a veces puede llevarte varios meses… porque lo que has acumulado por años, no lo vas a perder en unas pocas semanas.

Volviendo a los hábitos para controlar tu peso

Los hábitos en los que te tienes que enfocar son básicamente: desayunar temprano, comer más frutas y vegetales, comer grasa saludable (así es, grasa de la buena como el aceite de oliva o los frutos secos), hacer varios comidas moderadas al día (incluyendo las meriendas) y por supuesto moverte mucho, hacer ejercicio e incrementar tus niveles de actividad física a lo largo del día… pero hay más.

Hay que tener presente que si queremos bajar de peso de manera rápida solo podemos hacer dos cosas: controlar lo que entra y controlar lo que sale de nuestro cuerpo.

Estamos claros que necesitamos nutrir nuestro cuerpo para que funcione adecuadamente, también necesitamos descansar y por supuesto movernos con frecuencia para mantenernos sanos y con un metabolismo activo.

Si no comemos bien, el organismo se desequilibra, las hormonas se alteran y viviremos con hambre constante.

Si no descansamos, las hormonas de nuevo en conjunto con nuestro cerebro, producirá tal nivel de descontrol que afectará nuestra sensación de bienestar, más hambre, estrés, etc.

Si no hacemos ejercicio, los músculos se atrofian y nuestro metabolismo se ralentiza (se vuelve más lento y consumirá menos energía, por decirlo de alguna manera). Además, con el ejercicio y la actividad física quemaremos parte de las calorías consumidas evitando que se acumulen en nuestro cuerpo en forma de grasa.

Esto es solo una introducción, pero si de verdad quieres aprender a trabajar tus hábitos para controlar tu peso, te recomiendo que leas el siguiente artículo donde verás 5 hábitos que debes añadir, 5 hábitos que debes evitar y otras cosas más que puedes hacer para perder esos kilos de más.

Si te interesan todos estos temas, no dudes en suscribirte más abajo con tu email para que no te pierdas las próximas publicaciones y tengas acceso a contenido exclusivo para nuestros suscriptores.

Receta para la Obesidad: Una Pizca de Decisiones y un Toque de Genética

La frase “somos lo que comemos”, ¿es realmente cierta? Según los estudios, existe un importante componente genético en la obesidad y además nuestra sociedad actual no ayuda en lo absoluto a tener un estilo de vida saludable.

Sedentary Lifestyle: Obesity and Computers

Cuando te da hambre tienes que decidir, hamburguesa o ensalada, una bebida gaseosa o un vaso de agua, frutas o galletas. Quizás seleccionas la opción más tentadora para tu cerebro (hamburguesa, gaseosa y galletas), realmente no tiene nada de malo si lo haces de vez en cuando, pero el problema surge si lo haces con frecuencia y este comportamiento es uno de los ingredientes básicos para la obesidad.

La obesidad es uno de los principales riesgos para la salud y otras enfermedades como la diabetes tipo 2, ciertos tipos de cáncer y enfermerdades cardiovasculares. Hablamos tanto de ella porque es uno de los principales problemas de salud de la actualidad y sólo falta conocer el aumento significativo que ha tenido durante los últimos años para prestarle atención.

La buena noticia es que la obesidad se puede prevenir, según la OMS. Pero, ¿por qué hay tantos obesos? Básicamente por lo que comemos, el ejercicio que hacemos o dejamos de hacer, la genética y por supuesto la invasión de campañas de marketing de calorías en exceso por todos lados.

En el siguiente vídeo puedes conocer más detalles sobre la obesidad, sus causas, el resultado de los últimos estudios realizados en gemelos idénticos y los principales factores de prevención:

Si quieres prevenir la obesidad o el sobrepeso, te recomiendo unirte a nuestra comunidad donde cada día aprendemos a vivir más saludable y envejecer mejor. Suscríbete al boletín semanal para que no te pierdas nuestros próximos artículos y si quieres puedes invitar o recomendar a eVidaSana.com entre tus amigos y familiares para que juntos aprendamos a vivir más sanos.

Campaña contra el sobrepeso y la obesidad en Australia

La campaña LiveLighter en Australia, que promueve un estilo de vida saludable a través de la alimentación, el ejercicio y el control de peso, ha generado cierta polémica entre los expertos en trastornos alimentarios porque piensan que la campaña asusta y promueve una alimentación para estar delgados en vez de una vida sana, ¿será cierto o es que adelgazar es un gran negocio y no se quieren quedar sin su parte de la tarta?

livelighter

Sea cierto o no, sería interesante conocer el argumento exacto que tienen tales expertos para no apoyar la campaña. Aunque personalmente pienso que la campaña utiliza unas imágenes un poco “crudas” de la grasa tóxica, si visualizas en detalle toda la información que ofrecen o miras los vídeos del canal de YouTube de LiveLighter, verás consejos muy útiles que efectivamente promueven un estilo de vida saludable: hacer ejercicio, comer más frutas y verduras, subir las escaleras, estar más activos, caminar en vez de usar el coche, dejar de lado la comida “chatarra”, controlar el sobrepeso, planificar las comidas y por supuesto la explicación de la grasa tóxica y como afecta nuestro organismo.

Te dejo un vídeo de ejemplo para que veas parte de la campaña (cuidado con las imágenes). Si no sabes inglés, básicamente comentan que “cuando comes más de lo que necesitas la grasa tóxica va a parar a tus órganos vitales trayendo enfermedades del corazón, diabetes o cáncer… La grasa en la cintura es mala, pero la grasa tóxica en tus órganos es peor…”.

Personalmente lo único fuerte que veo son la imágenes de los órganos pero no se comparan en lo absoluto con padecer una enfermedad crónica degenerativa. Si te das cuenta de la campaña, utilizan imágenes y mensajes de impacto, al igual que se ha hecho con el cigarrillo, las drogas y el alcohol, campañas que en parte han sido apoyadas por los mismos organismos que soportan a LiveLighter:
Departamento de Salud del Gobierno de Australia Occidental
Fundación del Corazón de Australia
Cancer Council Western Australia

¿Qué opinas de la campaña de LiveLighter?

Sitio oficial: livelighter.com.au

Vía | gastronomiaycia.com

A Nuestro Mundo Le Sobran 15 Toneladas

Artículo escrito por blog.vitalista.com.

Un reciente estudio de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres afirma que la humanidad tiene un peso que alcanza los 287 millones de toneladas (287.000 millones de kilogramos), de las cuales 15 son de sobrepeso.

Según estos expertos, esta cifra es equivalente a la existencia de 242 millones de personas más en el mundo.

Sugarland aka Supermarket (3 of 10)

Según la OMS, la obesidad se está colocando como la quinta causa de muerte en el primer mundo. Algo paradójico cuando en medio mundo se registran altos niveles de mortalidad debido al hambre y la desnutrición.

Una de las causas científicas principales de la obesidad es debido a que los habitantes del primer mundo consumimos cada vez más porque nuestro organismo y metabolismo están, según los expertos, “programados para comer todo lo que se nos presente”.

La obesidad es uno de los principales problemas de la sociedad actual, y que únicamente se puede solucionar cambiando nuestros hábitos de vida, llevando un ritmo de vida más activo y saludable.

Hay que procurar llevar una vida equilibrada, sin subidas y bajadas repentinas de peso. En definitiva, cambiar nuestros hábitos de vida, tomando conciencia de lo que comemos y de la actividad física que practicamos o dejamos de hacer cada día.

Fuente: blog.vitalista.com

Exceso de Proteínas en Niños

Seguimos profundizando en el tema de la obesidad infantil. Según un reciente estudio promovido por la compañía especializada en nutrición infantil Almirón y titulado “Alimentando la Salud del Mañana”, los niños españoles de entre 1 y 3 años consumen más del doble de proteínas diarias aconsejadas. Además, el 71% consume más calorías de las necesarias y un 43% supera en un 30% las recomendaciones internacionales. Las principales causas de ese exceso de proteínas las encontramos en una ingesta excesiva de leche de vaca (29% del total) y de carne roja (25% del total).

La ingesta de frutas y verduras, básica desde la infancia

Los datos del estudio revelan también que el 42% de los niños de entre 1 y 2 años y el 66% de 2 a 3 años consume leche de vaca después de la de continuación. Un punto muy importante es que la dieta de estos niños se caracteriza también por un menor consumo de pescado respecto al de carne, así como de verdura y fruta, principal fuente de fibra. Así, un 98% de los pequeños de 1 a 2 años y el 93% de 2 a 3 años no consumen suficiente fruta y un 13 % no come nada de este alimento, carencia que se refleja en un claro déficit de vitaminas y ácido fólico, clave en el proceso de producción y mantenimiento de nuevas células experimentado durante la infancia.

La creencia socialmente aceptada de que un niño bien alimentado es aquel que está “rellenito” y que come cada día un segundo plato de proteína animal (carne roja, pollo, cordero…) así como grandes cantidades de productos lácteos (leche, yogures y derivados lácteos) parece que debe empezar a cuestionarse. España es el segundo país europeo con mayor tasa de sobrepeso y obesidad infantil (niños de entre 7 y 11 años) después de Grecia. La consecuencia más importante de este tipo de dieta hiperprotéica es el incremento del riesgo de desarrollar obesidad en el futuro, así como todas las enfermedades y patologías que de ella se derivan (diabetes, hipertensión, colesterol…). Aunque es cierto que existe una predisposición genética a la obesidad, hay otros factores que también influyen, entre los que destaca la alta ingesta proteica, de ahí la importancia de su control.

Según los expertos, en los primeros años de vida, los requerimientos de proteínas se sitúan en 1,5 gramos por kilo de peso y día. A modo de ejemplo: un niño de entre 1 y 3 años debería ingerir una media de 15 gramos de proteínas diarias. Un vaso de leche de vaca aporta 6 gramos -entre 1,5 y 2 gramos si se trata de la de crecimiento, dependiendo de la marca-, y 15 un filete de ternera de 100 gramos.
Es importante reflexionar acerca de los hábitos alimentarios de los niños. Los datos apuntan cada vez más a la necesidad de introducir en mayor medida vegetales, frutas y verduras en las dietas infantiles, además de pescado. Es posible que a los niños les guste menos la verdura que los macarrones… pero todo es cuestión de hábitos y de cómo el niño experimente la hora de comer. Quizá requiera de un mayor esfuerzo por parte de los padres, pero visto lo visto, vale la pena.

Fuente: El Mundo, 19 junio 2012
Imagen: macrobioticamediterranea.es

9 Consejos Para Un IMC Saludable En Niños

Un sólo minuto de tu tiempo para ver este vídeo puede cambiarle la vida a tu hijo (tanto el presente como el futuro). En la lucha contra la obesidad felicitamos a Let’s Move! por el trabajo tan ambicioso que están llevando a cabo.

Aquí tienes de nuevo los consejos para que los puedas repasar:
– Juega al menos una hora al día
– Opta por agua
– Merienda vegetales
– Porciones pequeñas
– Menos juegos electrónicos
– Frutas, no dulces
– Menos azúcar
– Mantente activo
– Practica deporte

EL OBJETIVO: Un índice de masa corporal saludable.

Los Pesticidas También Engordan

Que los pesticidas y el resto de productos químicos utilizados en la cadena de producción alimentaria como los fungicidas y los plásticos son perjudiciales para nuestra salud, no es nada nuevo. Ahora bien, que esos contaminantes, además, nos hagan engordar sí que es una nueva notícia. Esta es la conclusión a la que ha llegado el Centro de Investigación Biomédica en Red – Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn): determinados compuestos químicos poseen una función obesógena.

pesticidas

Las sustancias responsables de esa alteración en el organismo son los disruptores endocrinos, un grupo de tóxicos que afectan al normal funcionamiento del metabolismo y provocan que el cuerpo acumule grasa en lugar de músculo. A continuación destacamos algunas de sus especiales características:

  • Efecto acumulado: la mayoría de estos contaminantes son compuestos químicos de tipo sintético, como los pesticidas o los insecticidas, que se caracterizan por mantenerse durante mucho tiempo en el ambiente. A modo de ejemplo: aún hoy se detecta DDT (dicloro difenil tricloroetano) en el 88% de la población, pese a que el uso de este pesticida se prohibió en el año 1975. La exposición a estos disruptores endocrinos es universal, ya que se emplea de forma generalizada en la producción agrícola, pasando a la cadena alimentaria (a la carne, al alimentar al ganado con materia primera en la que se ha utilizado pesticida y también al pescado, por culpa de la presencia de esos tóxicos en las aguas).
  • Las consecuencias de exponerse a esos disruptores endocrinos tiene especial riesgo en aquellas personas que fueron expuestas a este tipo de tóxicos cuando se encontraban en el útero materno, ya que esos tóxicos, al acumularse en la grasa pasan de la madre al bebé durante la gestación. A ello hay que añadir la gran vulnerabilidad del feto, ya que todas las sustancias tóxicas que ingiere la madre le llegan de forma directa.
  • Otro de los descubrimientos ha puesto de manifiesto que exponerse al aire contaminado por pesticidas u otros tóxicos durante los primeros años de vida también genera una mayor acumulación de grasa abdominal y resistencia a la insulina en ratones, incluso aún siguiendo una dieta equilibrada.

En los tiempos en los que nos ha tocado vivir, es evidente que no podemos pretender estar aislados y protegidos de todo riesgo. No obstante, sí tenemos el poder de decidir sobre lo que comemos y tratar de consumir productos ecológicos, en los que se certifica que no se han utilizado agentes tóxicos en la cadena de producción. Por lo menos en esto, la decisión sí está en nuestras manos.

Vía | www.hoymujer.com
Imagen: vidasana.org