Aprendizaje de la Película Hungry For Change

Aprendimos mucho con la película Hungry For Change (hambriento por un cambio) y realmente es un documental que vale la pena, es de esas películas que te dejan un gran enseñanza y te cambian la vida.

El filme es un compendio de especialistas, expertos, revolucionarios y practicantes de una vida realmente saludable, y todo ello se traduce en un estilo de vida que permite controlar tu peso, prevenir y revertir enfermedades, bienestar y hasta cuidar tu belleza interna y externa.

hambriento por un cambio

Durante la película Hungry For Change tomamos muchas notas y nos gustaría compartirlas contigo. Aunque algunos temas son muy conocidos también encontramos información muy novedosa en la cual nos gustaría profundizar en los próximos días.

¿Qué aprendimos de la película Hungry For Change?

La comida ya no es lo que solía ser (basta ir al supermercado para darse cuenta), comemos productos y no comida. Para las empresas somos el objetivo de una estrategia de Marketing que nos vende la imagen de belleza, pero recibimos kilos extras de grasa corporal. Nos publicitan la idea de que todos queremos sentirnos bien, vernos bien y oler bien, nos venden lo superficial, lo rápido y fácil, la gratificación instantánea.

Mucha gente hace dieta y siguen gordos, “1/3 de todas las mujeres y 1/4 de todos los hombres de los EEUU están en dieta”, Universidad de Colorado.

Han realizado cientos de estudios para determinar como funciona nuestra mente y cuerpo. Las empresas conocen a la perfección lo que nos motiva y toman ventaja de ello para vendernos más, sin importar las consecuencias para la salud. La fórmula mágica para que compremos más: publicidad engañosa, menos nutrientes y más azúcar es la receta perfecta para que cada vez quieras más. Consecuencia: comemos más y nos alimentamos menos.

La mayoría de los alimentos del supermercado tienen azúcar y muy pocos nutrientes. Aunque se cree que comer grasa es lo que engorda, y por eso muchos productos son bajos en grasa, pero si lees bien las etiquetas te darás cuenta que tienen un alto contenido de hidratos de carbono o carbohidratos (glucosa) que tarde o temprano se convierten en grasa en tu cuerpo.

Consumimos más calorías que nutrientes. Mientras menos nutrientes consumas, tu cuerpo tarde o temprano te los va a pedir porque los necesita. Esa carencia se puede traducir en hambre, pero si solo comemos azúcar y nada de nutrientes, estamos creando una bomba de glucosa que produce grasa en nuestro cuerpo, inflamación y exceso de trabajo para nuestros órganos.

El objetivo de las empresas no es darte productos saludables, lo que quieren es que compres más para producir mejores beneficios a los inversores.

¿Hemos tomado decisiones erradas? Vivimos encerrados y sentados en una silla en un cubículo, no estamos diseñados para eso. Si lo anterior lo combinamos con una mala alimentación tenemos una pésima fórmula. Además hay que sumar el estrés, dormir mal y fumar, entre otros factores.

Así como existe la adicción al cigarrillo o el alcohol, estamos haciendo algo similar con la comida. “Fumo porque me gusta”, es la respuesta típica a los compuestos del cigarrillo, incluido la nicotina (aunque no la vemos). Lo mismo sucede con la comida, no sabemos porque cada vez queremos comer más y lo seguimos haciendo, estamos ciegos y no sabemos lo que sucede.

La comida te da instantes de placer y nos ofrecen productos sin nutrientes para que compres más. Una Cola te brinda pequeños momentos de felicidad. Nada hace más daño a tu cuerpo que una Cola, aspartamo y cafeína, mata las células del cerebro, te produce un momento de exaltación, además del aspartamo muchos productos tienen otros compuestos químicos que podrían traer consecuencias a largo plazo. Existen estudios que demuestran la toxicidad de algunos de esas sustancias.

Las bebidas dietéticas son muy bajas en calorías, pero hay estudios que demuestran que si las tomas a largo plazo terminarás engordando, ¿quizás por la falta de nutrientes, los químicos, ingredientes o el hábito? Una bebida gaseosa típica no alimenta y hasta puede acarrear problemas en los huesos (por los carbonatos que contiene), diabetes u obesidad.

Muchos químicos son permitidos y no tienen un efecto dañino directo en el organismo pero pueden crearte un “tipo de adicción” (entre comillas), un deseo continuo (hambre) para que vuelvas a comprar, es una industria que quiere venderte más de una vez, quieren hacerte cliente de por vida, al igual que el cigarrillo.

La idea no es volverte loco con tantas cosas, lo importante es que permanezcas atento y empieces a tomar conciencia de lo que estas comprando y consumiendo.

Es increíble observar la cantidad de productos que en la caja ofrecen un alimento pero dentro no tienen nada similar (ej. bebidas a base de frutas y solo contienen un 5%). Los Fat-Free o libres de grasa normalmente tienen mucha azúcar, realmente el producto no tiene grasa, pero tarde o temprano es grasa. La insulina no es capaz de procesar toda esa glucosa y el exceso termina convirtiéndose en tu cuerpo en grasa.

No toda la grasa es mala, hay grasa de buena calidad, solo tienes que conocerla. La peor es la grasa hidrogenada. La mejor es la que viene en alimentos naturales (ej. aguacate, semillas de sésamo, etc.).

Necesitas expandir tu definición de azúcar

El consumo de azúcar ha aumentado considerablemente en las últimas décadas. Conocemos el azúcar de apariencia blanca cristalina, pero los carbohidratos también la contienen. Necesitas expandir tu definición de azúcar. En realidad la podemos encontrar en casi todo, patatas, pan, pizzas, bebidas de todo tipo, salsas y mucho más.

El azúcar es una droga como el alcohol, hay quienes incluso la comparan con la cocaína, cada vez necesitas más y más. Es ilegal dar un cigarrillo o alcohol a un niño pero no lo es para el azúcar, cuando esta es la causa de muchas muertes prematuras (al igual que el alcohol y los cigarrillos). La gente no conoce la naturaleza de la trampa y por eso no lo detienen.

Consumimos más azúcar y fructuosa que en años anteriores. Quizás se debe a que hay mucha comida cómoda y confortable, un ejemplo es la comida de microondas o lista para comer. En el año 1900 el consumo era de unos 15g, en la actualidad de 70-80g, incluso algunos niños puedes llegar a los 120-150g.

Las dietas no funcionan

La gente hace dieta para perder peso y rápido, esa NO es la manera. Cuando dejas una dieta estas tan contento de volver a comer que lo haces en exceso, estas feliz, y si no comes con inteligencia engordas más que antes (el conocido efecto rebote).

Cuando esfuerzas tu cuerpo a perder peso, él lo toma como una amenaza e intenta volver a ganar el peso perdido (juega al sube y baja). Un día estas en una dieta y al día siguiente en otra, incluso en el mismo día, una dieta en la mañana y otra en la noche. Hay dietas de todos los sabores y colores, con o sin carbohidratos, con o sin grasas, etc. Ninguna dieta milagro termina funcionando a largo plazo.

Si colocamos a un humano en un zoológico con qué lo alimentaríamos. A un chimpancé lo alimentamos con comida que no lo enferme, no le vamos a dar Coca Cola Diet y una bolsa de Doritos. ¿Qué le daríamos a nuestro humano en un Zoo? Piénsalo…

¿Qué podemos hacer para vivir más sanos?

Debemos colocarnos en modo AÑADIR, no en modo Dieta (prohibir). Añade alimentos sanos y naturales a tu alimentación: pepino, lechuga, espinacas, frutas frescas, agua, etc. También añade ejercicio, risa, dormir bien…

Podemos elegir comer más sano o comprar comida más saludable, podemos elegir mercados de comida local, podemos elegir alimentos orgánicos. Utilicemos el sentido común: para comprar, para comer y para vivir. Pon atención y escucha tu cuerpo. La inflamación está presente y no se ve a simple vista. El cuerpo siempre se está curando. Reduce tu inflamación, tu cuerpo te lo pide a gritos.

Aprende a usar componentes que absorban las toxinas de tu organismo (ej. aloe vera, semillas, etc.) y limpien tu cuerpo de una manera natural. Algunas especias como el cilantro ayudan a contrarrestar el efecto de algunos metales (ej. mercurio) en los alimentos.

Aprende a preparar Smoothies o batidos de frutas y verduras utilizando un arco iris de colores. Las bebidas a base de frutas y verduras son lo último y más “cool” en cómida rápida, son de rápida absorción y ofrecen muchos nutrientes. Incluso hasta funcionan como tratamiento de belleza.

Consumir alimentos naturales y cargados de nutrientes puede mejorar la belleza de tu piel, pelo y uñas, ofreciéndoles más brillo y consistencia. Al verte bien te sientes mejor. La comida chatarra en cambio destruye tu piel. Las cremas solo se enfocan a mejorar tu belleza desde la parte externa y algunas tienen toxinas que tarde o temprano terminará absorbiendo tu cuerpo.

Privación del sueño, deshidratación, estrés… el cuerpo no sabe lo que sucede y solo trata de protegerse, al intentar luchar contra todos esos factores produce una marea química que si se mantiene por mucho tiempo puede provocar desequilibrios en el organismo. La obesidad es una solución al estrés no una consecuencia, el estrés te lleva a encontrar en la comida una vía de escape a la presión del día a día. Por supuesto que no es la solución más adecuada…

La mente y la bioquímica para tu bienestar

La mejor manera para desestresarnos es dormir y tener un sueño reparador, si no lo hacemos podemos desequilibrar el organismo. También debemos hacer ejercicio e incrementar las hormonas para sentirnos bien, son los mejores antidepresivos naturales que existen.

Debemos pasar de generar una manera química tóxica a una bioquímica saludable. Las películas cómicas y reír a carcajadas es una medida excelente para aliviar el dolor. Ver fotos agradables, compartir en armonía con tus amigos y familiares, reír y sonreír a menudo serán de mucha ayuda para sentirte bien.

Hay quienes apoyan la visualización para perder peso o sentirse mejor, lo consideran un método muy poderoso. Los deportistas lo utilizan y por qué no te va a funcionar a ti. Tu cuerpo no sabe hablar ni castellano ni inglés, la visualización es un idioma universal que permite comunicarte con él. No piensas cuánto oxígeno necesitas, es una decisión inconsciente, pero es una decisión, no podemos decirle al cerebro que dejemos de respirar.

Utiliza una foto para enfocarte y visualizarte, le dices a tu cuerpo como quiere verse. Como te sientas al ver la foto es parte de esa comunicación, tu sensación se lo transmitirá, comenzarás a hacer ejercicio para afianzar el mensaje. Debes estar tranquilo y relajado visualizando la foto para que la comunicación sea efectiva.

Debes hablarte a ti mismo, la gente no se habla a si misma de una manera positiva con frecuencia. Planificar para estar sano es de gran ayuda, utiliza el método que quieras para recordarlo, coloca mensajes en tu agenda, pegatinas, post-it en el espejo, etc. Lo importante es que te rodees de mensajes positivos… suscríbete a eVidaSana.com y recibirás información positiva.

Las palabras son la droga mas fuerte de la humanidad, debes conversar contigo en tono positivo, el auto-amor es la mejor medicina para el bienestar. Amarte a ti mismo te puede ayudar a bajar la presión arterial, a sentirte mejor, a reducir el estrés, etc.

El cuerpo está diseñado para estar saludable y por eso se cura a si mismo si le damos “basura”, es su condición natural. Pero el proceso de autosanación desgasta. La película “Hungry For Change” promete ayudarte a incrementar tus niveles de energía, fortalecer tu cuerpo, mejorar tu aspecto y hacerte sentir bien cada día por el resto de tu vida.

Te recomiendo la película y el libro Hungry For Change para profundizar en los detalles. Si te gustó este resumen te invito a compartirlo con tus amigos y familiares y si quieres agregar algo no dudes hacerlo en la sección de comentarios más abajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *