Alimentos para una Mente Sana

La forma en que pensamos y sentimos depende en parte de lo que comemos. Ingerir alimentos que incluyan dosis suficientes de Omega 3, vitamina B1, lecitina y polifenoles, por ejemplo, mejoran  el rendimiento intelectual, la memoria y el estado de ánimo.

Buscando el equilibrio mental.

  • Los ácidos grasos Omega 3 los encontramos mayoritariamente en el cerebro, ya que una de sus funciones más importantes es regular la conectividad de las neuronas. Entre 30 y 60 gramos de pescado azul al día (sardina, caballa, salmón, atún, trucha…) permiten cubrir las cantidades recomendables de este ácido graso. Se aconseja preparar los alimentos a la plancha o al horno para aprovechar y conservar mejor su valor nutricional. Especial atención merece la ingesta de estos ácidos grasos en mujeres embarazadas: un estudio presentado en el congreso de la International Society of Environmental Epidemiology (ISEE) asegura que los niños cuyas madres comieron durante el embarazo más de dos veces por semana pescado blanco o azul de pequeño tamaño presentan un mejor desarrollo mental que el resto.
  • La lecitina también es una sustancia clase para muchos procesos cerebrales como la memoria, formando parte esencial de las membranas de celulares y de las vainas que rodean las neuronas. La lecitina presenta además otras funciones importantes: es fundamental para lograr una correcta contracción muscular y para controlar el colesterol. Encontramos lecitina en las habas de soja, la yema del huevo, el pescado y la carne.
  • Cereales integrales, naturales y saludables.
    Las vitaminas más importantes para nuestro sistema nervioso y salud cerebral son las vitaminas del grupo B, ya que participan en la formación de neurotransmisores y protegen las células nerviosas. En la etapa otoñal en la que se reduce la luz solar y sufrimos más alteraciones del estado de ánimo es importante mantener una ingesta adecuada de alimentos que cubran sobradamente las vitaminas de dicho grupo tales como cereales integrales, germen de trigo, legumbres, nueces y semillas de girasol.
  • Los polifenoles son potentes antioxidantes que previenen el estrés oxidativo del cerebro de forma similar a como lo hacen los ácidos Omega 3. La fuente más importante de dicho antioxidante la encontramos en el té verde. Para las personas que no pueden o no quieren tomar té (por problemas con la teína), el rooibos se presenta como una buena alternativa, ya que además de contener antioxidantes es muy rico en minerales esenciales (hierro, potasio, cobre, calcio, magnesio y fluor) y vitaminas C y E.

El cuidado del cuerpo a través de la alimentación y el ejercicio físico es el primer paso para lograr bienestar mental y emocional y para iniciar el camino hacia una Vida Consciente.

Fuente: Cuerpo y Mente (nº 234)
Imagen 1: sinmiedo.es
Imagen 2: buenasalud.net

9 opiniones en “Alimentos para una Mente Sana”

  1. Cuanta razón, hay tantos alimentos que nos aportan las vitaminas y minerales necesarios para nuestro cuerpo…
    Los alimentos ecológicos son el futuro, con un gran aporte de vitaminas a nuestro cuerpo y libres de pesticidas. Probad ecoBASICS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *