6 Razones por las cuales tus hijos deben hacer deporte

Por Victor Hugo Manzanilla | www.liderazgohoy.com

Hice deporte desde niño hasta ayer. Sin embargo, nunca llegué a ser el atleta o la estrella del baloncesto, fútbol o beisbol que de chico soñé (Si lo hubiera sido reconocerías mi nombre como autor de este artículo:)).

A pesar de tantos años haciendo deporte sin llegar a ser un gran atleta puedo decir que el deporte me dejó algo que quedó en mí para siempre. Dejó destrezas de vida que me han ayudado a llegar a donde he llegado.

deporte

He aquí las 6 razones por las cuales te recomiendo que involucres a tus hijos con el deporte:

1- El deporte me enseñó Trabajo en Equipo:

Aunque no lo sabía ni lo estaba buscando intencionalmente el deporte desarrolló en mí poderosas habilidades para el trato personal. Desde comprender que ganábamos todos o perdíamos todos (no de una manera individual) hasta las más profundas lealtades que se creaban en el campo de juego cuando ayudaba a otro a tener un éxito personal.

2- El deporte me enseñó Liderazgo:

Hacer deporte me ayudó a entender qué es un líder y qué es un seguidor. Como no era un súper atleta, aprendí la poderosa habilidad de ser un seguidor. Lo cual me ayudó a aprender y eventualmente llegar a ser un líder. El deporte tiene todo que ver con liderazgo bien seas el capitán del equipo o estés en la banca.

3- El deporte me enseñó Disciplina:

Como no disfrutaba ser el peor del equipo y mucho menos ser el eslabón más débil (otra vez… trabajo en equipo) aprendí que podía aprender cualquier cosa hasta estar entre los mejores. Descubrí que la disciplina era el secreto que te puede llevar a donde quieras si tienes paciencia. Si tus hijos no son las estrellas del equipo, no importa… aprenderán que la disciplina los puede llevar lejos. Fue uno de mis mejores aprendizajes.

4- El deporte me enseñó respeto a la Autoridad:

No hay nada más poderoso que la relación de respeto que se crea entre un buen coach o maestro y el alumno. Me enseñó a dominar mis emociones… lo cual es sumamente importante. Tener respeto por la autoridad te obliga a separar las emociones de las acciones. Y lo último te ayuda con tu trabajo, negocio, matrimonio, etc… la lista es interminable.

5- El deporte me enseñó a Ganar:

Nunca olvidaré mi primera victoria… es más, nunca olvidaré mi primer gol. Inclusive recuerdo voltear y ver al capitán con asombro (ni yo mismo lo creía) y recuerdo que me dio un abrazo muy fuerte de emoción.

El sentimiento de ganar nunca se me olvidó. Siempre quiero ganar (por lo menos en las cosas importantes para mí). La pasión por ganar me ha dado energía donde no la había, me ha dado enfoque, lucha y persistencia.

6- El deporte me enseño a Perder:

Esta fue la mejor enseñanza. Aprendí que cuando perdía no era el fin del mundo y que la vida me daba otra oportunidad en el futuro. Como aprendí que la vida estaba llena de segundas oportunidades, descubrí que había desarrollado una capacidad impresionante para levantarme de nuevo… y eso sí que me ha servido en la vida.

Mi hijo ya está llegando a la edad donde puede hacer deporte. No me importa tanto cuál deporte sea, si le gusta o no, o si luego decide cambiarse. Mi objetivo no es que llegue a las grandes ligas (si él decide tomar esa ruta será su decisión).

Mi objetivo es que ame el deporte lo suficiente para que se mantenga en él y desarrolle las destrezas necesarias para ser exitoso en el vida.

Sobre el Autor, Victor Hugo Manzanilla
Gerente de Mercadeo en Procter & Gamble. En su blog www.liderazgohoy.com escribe sobre temas de liderazgo, crecimiento personal y su perspectiva sobre la vida.

(Foto cortesía desusieq3c)

2 opiniones en “6 Razones por las cuales tus hijos deben hacer deporte”

  1. Reflexión muy valiosa. He participado toda mi vida en deportes y he aprendido mucho de él. De hecho estoy apoyando a mi nieto Andrés ha participar en las disciplinas que a él le gustan, pero buscando siempre que haya un aprendizaje en el mismo. A partir de ahora me queda muy claro el porqué soy hoy en día un profesor que no solo enseña sino que trato de ser un maestro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *